Consejos para una higiene adecuada con ortodoncia

¿Tienes una relación de amor/odio con tu ortodoncia? ¿Odias usarlos, pero te gusta la idea de una sonrisa más bonita cuando termine el tratamiento? No dejes que tus sentimientos encontrados sobre ellos te impidan cuidar bien de tu ortodoncia y tus dientes durante el tratamiento. La ortodoncia es una gran inversión y si no los cuidas bien y sigues las instrucciones de tu ortodoncista, podrías terminar con problemas en los dientes en el futuro.

Los aparatos de ortodoncia como tales no causan caries, descalcificación o enfermedades de las encías, pero pueden contribuir a la retención de partículas de alimentos y placa dental. Las caries y las manchas de descalcificación se deben a las bacterias presentes en la placa dental. A menos que se eliminen completamente los restos, puede haber problemas como la descalcificación o decoloración de los dientes, así como enfermedades de las encías.

Las manchas blancas en los dientes, también conocidas como descalcificación dental, pueden crecer hasta convertirse en caries si no se mejora la higiene oral. Aunque pueden existir variaciones en la susceptibilidad individual a la caries, la mejor manera de prevenir las caries y la descalcificación es seguir adecuadamente las pautas de higiene oral que te daremos.

Cepillarse bien, usar hilo dental y mantener los aparatos y otros accesorios dentales limpios y en buen estado ayudará a asegurar que no se desarrollen enfermedades de las encías o caries durante el tratamiento. Llevar una correcta higiene oral garantizará a la vez que el tratamiento funcione como debe y no tengamos que alargar el uso de la ortodoncia. No te arriesgues a tener muchas paradas en tu tratamiento porque necesitas hacerte un buen trabajo dental. Nadie quiere que uses la ortodoncia más tiempo del que debes.

Otro incentivo importante para cuidar bien los dientes y la ortodoncia es que si no lo haces, cuando finalice el tratamiento, tu sonrisa recién enderezada puede verse afectada por la decoloración de la placa y la acumulación de bacterias.

Ahora que entiendes la importancia de cuidar la ortodoncia y los dientes, aquí tienes algunos consejos para una higiene adecuada mientras dure el tratamiento:

Pregunta a tu ortodoncista sobre las herramientas de limpieza

Limpiar todos los rincones entre los dientes y la ortodoncia puede ser un desafío, especialmente en la parte posterior de la boca. ¿Por qué no usas herramientas de limpieza dental que pueden hacer todo el proceso mucho más fácil? Herramientas como los cepillos interdentales que puedes usar para limpiar entre el aparato y los alambres antes de usar el hilo dental y el cepillo pueden marcar la diferencia. Pregunte también por un enhebrador de hilo dental que utilice como una aguja y un hilo para llevar el hilo a lugares de difícil acceso.

Reemplaza tu cepillo de dientes con mayor frecuencia

Usando ortondoncia es más que probable que tengas que cambiar el cepillo de dientes con mayor frecuencia que antes de tenerla. Además, asegúrate de que tu cepillo de dientes sea de cerdas suaves o considera la posibilidad de adquirir un cepillo de dientes eléctrico.

Hacer una limpieza a fondo varias veces al día

Ahora no es el momento de ser perezoso con el cepillado y el hilo dental. Mientras que normalmente sólo se usa el hilo dental una vez al día, ahora deberías usar el hilo dental cada vez que te cepillas los dientes. Antes de cepillarte, utiliza el cepillo interdental para deshacerte de cualquier partícula de comida grande atascada la ortodoncia y entre los dientes y luego cepíllate bien los dientes, asegurándote de que también limpias todos los brackets de tus dientes. Sé meticuloso y tómate tu tiempo para asegurarte de que no se te escape ninguna mancha.

Ten cuidado con tus encías cuando uses el hilo dental

Aunque quieras limpiar tus encías a fondo, tampoco seas muy duro con ellas. Trabaja suavemente el hilo dental de arriba a abajo pero no lo atasques. No causes irritaciones en las encías que puedan llevar a una infección.

Evita comer demasiados alimentos con alto contenido de ácidos

Los alimentos de alta acidez como los tomates, piñas, refrescos y salsa pueden erosionar el esmalte de los dientes. Intenta comer más alimentos de baja acidez como plátanos, mangos, zanahorias y pepinos. También debes evitar los alimentos duros y realmente crujientes que podrían dañar tus aparatos. Si quieres evitar problemas con la ortodoncia, intenta no consumir alimentos que puedan complicarte tu higiene oral.

El flúor es tu amigo

Algunas caries son comunes cuando se usan aparatos, pero la buena noticia es que el flúor puede ayudar. Asegúrate de usar pasta de dientes con flúor y pregunta a tu ortodoncista si el enjuague bucal con flúor también sería bueno para tu situación.

Come más sano

¿Sabías que además de evitar ciertos alimentos, también deberías comer más de ciertos alimentos que son conocidos por fortalecer tus dientes? Aquí hay algunos alimentos que definitivamente deberían estar en tu lista de la compra:

enjuagarte la boca con té negro hace que se acumule menos placa en los dientes que enjuagarte sólo con agua. Sólo hay que atenerse a los tés negro y verde para reducir el azúcar y siempre hay que beber con moderación.

Arándanos

Esta popular fruta contiene polifenoles que son buenos para los dientes. Saben bien con el yogur o como un aderezo en la ensalada.

Leche

Si bebes leche después de comer algo dulce, reduce el ácido que permanece en tu boca después de la comida. ¿Qué mejor razón necesitas para tomar leche con tus galletas?

Verduras

No sólo son buenas para la salud del corazón, sino también para los dientes. Con un alto contenido de calcio y ácido fólico, deberían estar en tu menú diario para mantener tus dientes sanos y fuertes.

Pasas

Las pasas de uva son una buena fuente de fitoquímicos, lo que significa que comerlas puede ayudar a reducir las bacterias en la boca. Una caja al día puede ayudar a mantener las caries alejadas.

Una nutrición adecuada no sólo ayuda a tu cuerpo a mantenerse fuerte y saludable, sino que también ayuda a tu boca a combatir las infecciones, las caries y las enfermedades de las encías. Además de añadir más de estos alimentos y bebidas a su dieta, empiece a leer las etiquetas de los alimentos con más diligencia para saber lo que está poniendo en su cuerpo.

Tener un ortodoncista y un dentista general con experiencia y habilidad para cuidar de ti te ayudará a asegurarte de que tus dientes se mantengan sanos. Se asegurarán de que te hagas limpiezas regulares en la clínica para complementar tu rutina en casa y podrán estar atentos a cualquier signo de advertencia de que hay problemas en la boca. Tener a las personas adecuadas en tu equipo marca la diferencia. Mantén una comunicación abierta con todos y toma en serio tu salud oral.

Por mucho esfuerzo que pongamos en la limpieza y preparación de tus dientes antes de la instalación de los aparatos, sólo una higiene oral adecuada y continua contribuirá a mantener tus dientes limpios y sanos. Corregiremos la posición de tus dientes pero el mantenimiento de tus dientes y aparatos de ortodoncia es tu responsabilidad.

Para obtener más información sobre cómo mantener una higiene adecuada durante tu tratamiento, comunícate con Clínica Sorias hoy mismo.