Consiste en la sustitución de los dientes perdidos mediante la utilización de dientes artificiales, podemos sustituir desde un solo diente hasta una boca completa, ofreciéndole al paciente la recuperación de su función masticatoria así como la estética y la correcta fonación.

Podemos diferenciar diferentes tipos de prótesis:

Prótesis fija; este tipo de prótesis se realiza sobre el propio diente del paciente. Puede ser para la sustitución de un único diente o de varios. Los dientes actuarán como soporte de una estructura que reemplazará el diente. Para realizar este tratamiento tenemos diferentes tipos de materiales, como cerámicos o metal-cerámicos.

Prótesis removible; cumplen la misma función que las prótesis fijas pero con la característica que no serán fijas, el paciente tendrá que retirar la prótesis de la boca para su limpieza diaria. Es una prótesis que no solo estará soportada en dientes sino también tendrá un soporte mucoso.