Podemos considerar al hueso una estructura ¨dentodependiente¨. La pérdida de un diente conllevará la perdida o reabsorción del hueso alrededor del mismo.

Para sustituir los dientes perdidos muchas veces requeriremos de la creación de un nuevo hueso de soporte. La técnica consiste en la utilización de unos materiales de sustitución ósea que favorecerán la neoformación de un hueso vivo en la zona tratada.

Los pacientes que han pasado mucho tiempo sin dientes, suelen tener más pérdida de hueso, y en estos casos, casi siempre es necesario un tratamiento de regeneración ósea previo a la colocación del implante.

La medicina regenerativa ha supuesto una revolución para la salud. Gracias a ella es posible utilizar los propios recursos de nuestro organismo para regenerar tejidos y recuperar funciones.

La utilización terapéutica del plasma rico en factores de crecimiento Endoret® (PRGF) en diferentes especialidades médicas como la odontología, traumatología, dermatología, reumatología, oftalmología, medicina deportiva, cirugía vascular y medicina estética entre otras.