Alimentos que pueden dañar nuestros dientes

Todo lo que comemos importa, y mucho. Sobre todo en nuestro tiempo libre, solemos descuidar la salud bucodental; y esto es debido a lo que comemos dentro y fuera de casa, sobre todo con alto contenido en azúcares. Vamos a conocer algunos alimentos que pueden dañar nuestros dientes

En Clínica Sorias te informaremos sobre algunos de los alimentos, que si son consumidos en abundancia, pueden dañar tu salud dental de manera notable.

También cuando las familias se preparan para disfrutar de sus comidas favoritas durante las fiestas, la tradición a menudo pone numerosos alimentos ácidos en la mesa.

Si nos sentimos aludidos, ¿realmente sabemos lo que pueden hacerle a nuestros dientes esos alimentos? Hay numerosos tipos de alimentos que entran que pueden perjudicar a la salud de nuestros dientes.

Alimentos dañinos para nuestros dientes que debemos evitar

Las naranjas, los pomelos, los limones, las limas y otras frutas similares son tan ácidas como saludables, por lo que es importante consumirlas con agua para asegurarse de que no dañan el esmalte.

Sin embargo, estos productos no son los únicos alimentos conocidos por su bajo nivel de pH. Otros: Pepinillos y encurtidos, Arándanos, Productos de tomate (salsa para pasta, ketchup, salsa picante)…

Las dulces Golosinas

Aunque estos caramelos duros parecen inofensivos, comer demasiados y la constante exposición al azúcar puede ser perjudicial para los dientes. Los caramelos duros también ponen en riesgo tus dientes porque además de estar llenos de azúcar, también pueden desencadenar una emergencia dental como un diente roto o astillado. ¿Una mejor alternativa? Masticar un chicle sin azúcar.

clinica-sorias-alimentos-que-pueden-dañar-dientes-gominolas

El hielo para enfriar

Te sorprendería saber cuánta gente piensa que el hielo es bueno para sus dientes. Está hecho de agua, después de todo, y no contiene azúcar u otros aditivos. Pero masticar sustancias duras puede dejar los dientes vulnerables a una emergencia dental y dañar el esmalte.

De igual manera, los helados poseen un alto contenido de glucosa y el hielo además incrementa la hipersensibilidad en los dientes.

Un consejo: Rompe el hábito, si lo tienes, de masticar hielo o helados y disfruta del agua en su forma líquida y disfrutando tu helado.

Controla el consumo de Cítricos

Las frutas cítricas son altamente beneficiosas para proteger a las encías de elementos externos perjudiciales; lo cual se debe a su contenido en vitamina C.

Cabe destacar, que la exposición frecuente a alimentos ácidos puede erosionar y generar el debilitamiento del esmalte, haciendo que los dientes sean más sensibles y susceptibles a la caries con el tiempo.

Así que aunque un apretón de limón o de lima puede convertir un simple vaso de agua en una bebida divertida, no siempre es la mejor opción para tu boca.

Las frutas y los zumos cítricos también pueden irritar las llagas bucales. Asegúrate de beber mucha agua simple.

Ojo con el Café

En su forma natural, el café y el té pueden ser bebidas saludables. Desafortunadamente, demasiada gente no puede resistirse a añadir azúcar.

El café y el té con cafeína también pueden resecar tu boca. Las bebidas frecuentes de café y té también pueden manchar tus dientes. Si lo consumes, asegúrate de beber mucha agua y trata de mantener los complementos al mínimo.

Frutos secos alojados en tu boca más tiempo de lo normal

Cuando se trata de elegir bocadillos saludables, mucha gente pone los frutos secos al principio de la lista. Pero muchas frutas secas son pegajosas. Los alimentos pegajosos pueden dañar los dientes, ya que tienden a permanecer en los dientes más tiempo que otros tipos de alimentos.

Si te encuentras comiendo frutos secos a menudo, asegúrate de enjuagarte con agua después y de cepillarte y usar el hilo dental con cuidado.

Cuidado con las patatas fritas

¿A quién no le gusta el agradable y satisfactorio crujido de una patata frita? Desafortunadamente las papas fritas contienen un elevado índice de almidón, que tiende a quedar atrapado en los dientes.

Si decide darse el gusto de comer bocadillos, tenga especial cuidado al usar el hilo dental ese día para eliminar todas las partículas de comida que pueden llevar a la acumulación de bacterias y de placa sobre todo en la zona interdental.

Refrescos

Son consumidos normalmente para calmar la sed, sobre todo al realizar actividad física. Estas bebidas contiene cantidades elevadas de azúcar que, además de generar otras enfermedades; produce caries, siendo la patología oral más común en la población adulta. También, incrementa la aparición de la placa y el deterioro del esmalte dental.

Además cuando bebemos bebidas azucaradas durante largos períodos de tiempo, las bacterias de la placa utilizan ese azúcar para producir ácidos que atacan el esmalte, la superficie dura del diente.

La mayoría de los refrescos carbonatados, incluyendo las gaseosas de dieta, son ácidos y por lo tanto, malos para los dientes. Las bebidas con cafeína, como las colas, también pueden secar la boca. Si consume refrescos, intente beberlos junto con un vaso de agua.

Es recomendable que sustituyas estos líquidos por agua, porque no afecta tus dientes y protege tu organismo. Asimismo, es importante que incluyas en tu dieta diaria frutas y vegetales con alto contenido en vitaminas y minerales que contribuyen a reforzar el tejido periodontal.

Moderación con el alcohol

El alcohol causa deshidratación y sequedad de boca. Las personas que beben en exceso pueden notar que el flujo de saliva se reduce con el tiempo, lo que puede provocar caries y otras infecciones bucales como la enfermedad de las encías. El consumo excesivo de alcohol también aumenta el riesgo de cáncer de boca.

Cuidado con las bebidas deportivas

Suenan saludables, pero el azúcar es un ingrediente principal de muchas bebidas deportivas y energéticas. La Academia Americana de Pediatría dice que las bebidas deportivas pueden ser útiles para los jóvenes atletas que realizan actividades físicas prolongadas y vigorosas, pero innecesarias en la mayoría de los casos.

Antes de su próximo sorbo, revise la etiqueta para asegurarse de que su bebida preferida es baja en azúcar o que bebe agua.

¿Por qué son tan dañinos con nuestros dientes?

Cuando los ácidos de los alimentos que comes y bebes hacen que el esmalte de los dientes se desgaste, los dientes pueden decolorarse como resultado. Y cuando el esmalte dental se debilita de esta manera, la desmineralización ha comenzado a ocurrir, dejando la dentina de los dientes expuesta y propensa a la sensibilidad.

Cepillarse después de una comida es generalmente una buena idea, pero evita hacerlo justo después de consumir alimentos ácidos. El ácido suaviza el esmalte, y cepillarse demasiado pronto solo acelerará el desgaste de los dientes antes de que el esmalte tenga tiempo de asentarse de nuevo. Desafortunadamente, la desmineralización puede llevar a la caries dental.

¿Cómo disminuir esa erosión dental?

Intenta comer cualquier alimento ácido junto a los alimentos que tienen un nivel de pH más alto, y por lo tanto son de baja acidez. Algunos de estos alimentos incluyen nueces, queso, avena, mangos, melones, plátanos, manzanas, huevos, verduras, arroz integral y granos enteros.

El pescado y las carnes magras también tienen bajos niveles de acidez. Estos alimentos pueden ayudar a proteger el esmalte de tus dientes, dándole un agradable doble beneficio.

clinica-sorias-alimentos-que-pueden-dañar-dientes-carne-y-pescado

Lo hacen neutralizando los ácidos en la saliva, que de otra manera sería ácida, y proporcionando el calcio y el fósforo necesarios para devolver los minerales a los dientes.

¡Prevención!

Acude a tu profesional dental dos veces al año para una limpieza dental, que juega un papel importante en el mantenimiento de su salud oral al ayudar a identificar la erosión dental en sus primeras etapas.

Si es necesario, puede aconsejarle sobre cómo tomar decisiones dietéticas saludables para detener la erosión dental si tus hábitos alimenticios están contribuyendo.

Fuera del sillón dental, mantén tu boca húmeda bebiendo mucha agua para que la saliva pueda limpiar tu boca de estos ácidos regularmente. Usa una pasta dental con flúor que puede ayudar a reparar el esmalte dental y reducir el riesgo de caries.

Tenga en cuenta que, el flúor fomenta la remineralización del esmalte de los dientes. El enjuague bucal con flúor también ayudará a disminuir la gravedad de la erosión dental. Asegúrate de usar el hilo dental una vez al día en tu rutina diaria de salud bucal, también.

Tampoco pases por alto las pequeñas cosas que hay detrás de tu rutina diaria. Masticar chicle sin azúcar puede aumentar el flujo de saliva, permitiendo así neutralizar los ácidos y ayudar a los dientes a mantenerse fuertes. Después de todo, ¡una boca sana solo te ayudará a disfrutar de tu cocina favorita!

Es de gran relevancia que mantengas una adecuada higiene bucal, evites comer en exceso estos alimentos y acudas regularmente a su dentista de tu confianza para conservar tus dientes y encías sanos; además también podrás prevenir futuras enfermedades orales.