El uso del hilo dental: la piedra angular de la salud bucodental

Una persona media debería utilizar unos 110 metros de hilo dental a lo largo de su vida, pero las cifras de ventas indican que no solo nos quedamos muy por debajo de esa cifra, sino que estamos pagando con nuestra salud nuestra evasión del hilo dental.

De hecho, existen muchos hospitalizados cada año por afecciones dentales evitables. La buena noticia es que el poder de la prevención está en tus manos, y una parte crucial viene en forma de una pequeña caja de hilo.Clínica Dental Sorias - Blog - El uso del hilo dental - Hilo dental

Usar el hilo dental sólo lleva unos minutos al día, pero tiene un gran impacto en la salud bucal.  Si te lo saltas, dejas de limpiar hasta el 40% de la superficie de los dientes y corres el riesgo de sufrir enfermedades de las encías, acumulación de placa y sarro y, finalmente, caries, por muy bien que te cepilles. Por ello, en este blog analizaremos la diferencia que puede suponer el uso del hilo dental, cómo utilizarlo de forma eficaz y cómo convertirlo en un hábito que, al igual que los dientes, dure toda la vida.

¿Qué importancia tiene utilizar el hilo dental?

El cepillo de dientes es, por supuesto, un invento maravilloso, y es absolutamente necesario utilizarlo al menos dos veces al día, pero incluso esta maravilla moderna tiene sus límites, como por ejemplo, las partes del diente que no se pueden ver.

Esencialmente, cada diente tiene 5 superficies, y cuando no usas el hilo dental, te pierdes al menos dos de ellas. Los lados de los dientes, las zonas en las que la desalineación hace que se superpongan los dientes y la parte posterior de los últimos molares (o muelas del juicio, si las tienes) son algunos de los puntos más evidentes a los que el cepillo no puede llegar, y en los que la limpieza interdental, como el hilo dental, puede ser de gran ayuda.

Es importante recordar que el uso del hilo dental también es un ejercicio vital para la salud de las encías, lo que significa que se trata de algo más que de desalojar los alimentos atrapados. Se trata más bien de limpiar las partes de cada diente que no se ven, incluida la parte que se curva bajo la encía antes de llegar a su raíz. Aunque parezcan estar “protegidas” por la línea de las encías, estas zonas del diente no están selladas por la boca -ni por nada que pongas en ella-, por lo que son puntos calientes para los desechos, las bacterias y la placa, que pueden causar la acumulación de sarro y eventualmente la caries.

Si alguna vez has mirado en el fregadero después de escupir la pasta de dientes y te has alarmado al ver sangre, es probable que evites el uso de la seda dental, ¡pero no dejes de hacerlo! De hecho, deberías considerar que la sangre cuando te cepillas es una señal de que necesitas mejorar tu uso del hilo dental. El sangrado de las encías puede ser un signo de gingivitis, o enfermedad de las encías en fase inicial. Si no se trata, la gingivitis puede convertirse en periodontitis, una enfermedad más grave que puede provocar abscesos o infecciones, o incluso la pérdida de hueso y dientes. Trabaja en desarrollar una técnica suave y minuciosa, y el sangrado debería cesar en una semana. (Por supuesto, si te preocupa que el sangrado no responda a tus esfuerzos por mejorar tu higiene dental, informa a tu dentista).

Además de ayudarte a evitar las enfermedades de las encías, la acumulación de sarro y las caries, el uso del hilo dental reduce las bacterias que provocan la decoloración, proporcionándote una sonrisa más blanca y brillante, y puede eliminar el mal aliento al eliminar las bacterias que provocan el mal olor. Además, al igual que el mantenimiento regular de tu coche puede ayudarte a evitar costosas reparaciones, el uso de la seda dental puede marcar una gran diferencia en la salud de tu boca, lo que significa que no sólo pasarás menos tiempo en el sillón del dentista, sino que tus visitas rutinarias (semestrales o anuales) serán mucho menos invasivas. Además, al mantener a raya las caries, es más probable que evites la cirugía dental, limitando el dolor, el coste y el viaje a la clínica en el futuro.

Cuándo y cómo usar el hilo dental

En primer lugar, encuentra tu hilo dental: Con cera, sin cera, con menta, normal, con carbón, con cinta. Hay tantos tipos de hilo dental, que puede ser difícil saber cuál elegir para tu familia. En general, es más importante que uses el hilo dental que de lo que sea. Mientras que algunas personas consideran que el hilo dental encerado se desliza más fácilmente sobre la superficie de los dientes, por el contrario, puede ser más grueso, lo que hace más difícil pasar entre los espacios más pequeños y los dientes más apilados. Prueba varios tipos para encontrar el que más vas a utilizar todos los días de tu vida y guárdalo al lado del cepillo, ¡sin hacer trampas y metiéndolo en los rincones más oscuros del armario del baño!

Clínica Dental Sorias - Blog - El uso del hilo dental - Hombre con hilo dental

Dedica algo de tiempo. Lo ideal es que utilices el hilo dental cada vez que te cepilles los dientes, y absolutamente al menos una vez al día. Una buena regla general es utilizar el hilo dental antes de cepillarse los dientes, y si sólo lo haces una vez al día, hazlo antes de acostarte, durante tu rutina nocturna.

Si eso no es posible por alguna razón, porque la vida nunca es tan sencilla, ¿verdad? No pasa nada. Si hubiera 2 pequeñas palabras que se aplicaran al uso del hilo dental, serían: SÓLO HAZLO. Recuerda también que la calidad es más importante que la cantidad, es decir, es mejor hacer un trabajo minucioso con el hilo dental antes de ir a la cama que apresurarse a realizar tres sesiones de hilo dental a medias al día.

A continuación, perfecciona tu técnica: Para utilizar el hilo dental, coge unos 25 centímetros de hilo y gira un extremo alrededor de cada dedo índice. Desliza suavemente el hilo entre los dientes, y tira hacia un lado para envolverlo alrededor de cada diente en forma de “C”.

Pule con un movimiento ascendente y descendente, asegurándote de ir más allá de la línea de las encías, hasta donde el diente está realmente anclado por la raíz. Esta técnica garantiza que se raspe la acumulación de residuos en el diente, por debajo de la encía, y que no se eliminen simplemente las partículas de comida más grandes. Repite este proceso en cada lado de cada diente, y no te olvides de echar el lazo también a los dientes posteriores.

¿Es realmente necesario utilizar el hilo dental? ¿No puedo usar un enjuague bucal?

Sentimos decepcionaros, fóbicos del hilo dental, pero, en una palabra: NO. Si bien es cierto que algunos enjuagues bucales pueden ablandar la placa y evitar que se adhiera al esmalte de los dientes, piensa que el enjuague bucal es un gran toque final para tu rutina bucal, y no un sustituto del hilo dental. Aunque pueda parecer que el hilo dental no te proporciona una “gratificación inmediata” (en comparación con el enjuague bucal, que puede proporcionar una sensación de frescura que a veces te hace llorar), eso no significa que no funcione. Sólo la acción de raspado del hilo dental puede eliminar suficiente placa para mejorar la salud de tu boca a largo plazo.

La edad adecuada para usar el hilo dental

Si has evitado estos pequeños hilos de salud de las encías durante toda tu vida, puede ser desalentador empezar a usar el hilo dental, pero la realidad es que, mientras tengas dientes, ¡nunca es demasiado tarde para usar el hilo dental! Siempre que empieces, estarás mejorando tu salud bucal desde el primer hilo dental.

No olvides, además, que la familia que usa el hilo dental unida, sonríe unida, así que asegúrate de empezar a enseñar a los niños los beneficios del hilo dental y la forma correcta de hacerlo bien temprano. Como regla general, cuando los niños tienen la edad suficiente para tener dientes contiguos (de 2 a 6 años) deben utilizar el hilo dental. No cometas el error de pensar “oh, perderán esos dientes de todos modos”; recuerda que el uso del hilo dental, al igual que la mayoría de las prácticas de higiene bucal, tiene que ver con la salud de las encías, ¡y sólo tienes un juego de ellas!Clínica Dental Sorias - Blog - El uso del hilo dental - Proceso de limpieza con hilo dental

Hacer del hilo dental un hábito de por vida

Lo entendemos: estás ocupado y, si vas a añadir otra cosa a tu lista de tareas, prefieres que sea algo más divertido que usar el hilo dental. La buena noticia es que, una vez que desarrolle un método eficaz, el uso del hilo dental sólo le llevará unos dos minutos. Si a eso le añadimos los tres minutos que tardarás en cepillarte los dientes, el tiempo que tardarás en tocar una canción de tu disco favorito te servirá para conseguir una sonrisa que dure muchos kilómetros. Aunque adoptar un nuevo hábito puede requerir un esfuerzo consciente al principio, no tardará en convertirse en algo natural.

Añade el hilo dental a tu lista de la compra para que nunca se te acabe (sustituye a algo azucarado para conseguir el doble de efecto), recuerda que son sólo dos minutos que aportan una gran cantidad de beneficios y, antes de que te des cuenta, recibirás una estrella de oro de tu dentista en lugar de temer esa pregunta inevitable: “¿Usted utiliza el hilo dental?”

Sabemos que después de leer esto estás deseando ponerte a usar el hilo dental (¿verdad?) Pero sólo un recordatorio rápido, para asegurar la salud dental y bucal de por vida, es importante que visites a tu dentista cada 6 o 12 meses. Las revisiones periódicas no sólo dan a tu dentista la oportunidad de limpiar tus dientes y eliminar el sarro como sólo un profesional puede hacerlo, sino que también es una oportunidad para que compruebe cualquier signo de bruxismo (rechinar de dientes), enfermedad de las encías e incluso cáncer oral, e intervenga con un tratamiento agradable y temprano, así que no te saltes tu revisión.

Puedes reservar una cita con nuestro equipo de Clínica Dental Sorias llamando al 923 211 112 o solicitando cita previa.